Los perseguidores no fallan, pero nuestro equipo no cede un milímetro en el sprint final de la liga, en un pelotón más nutrido y más apretado que nunca en las historia del campeonato. El Cidade as Burgas, planteó un partido valiente para demostrar que es un equipo de esta categoría, aunque el próximo curso no podrá disfrutarla. Los goles, por partida doble, de María Sanz, Amelia y Ari, a los que se sumó el de Nerea Moldes, pusieron un marcador holgado que nos permite obtener tres puntos fundamentales para no dejar el pulso que mantenemos con UA, Roldán y Burela.