La UCAM pasó por La Estación, dejando su sello de equipo-hueso que hay que “roer”.  El solitario gol de Desi que reflejaba el marcador al descanso da una idea  de la dificultad para abrir los dispositivos defensivos murcianos, muy a pesar de que la iniciativa correspondió en todo momento a las nuestras. Ya en la segunda mitad se pudo abrir brecha en el electrónico con los goles de Marta Pelegrín, Ari, Nerea Moldes y otra vez Desi. El 5 a 1 final nos permite superar con nota una compromiso difícil y mantener la cabeza de la clasificación.